lunes, 21 de agosto de 2017

LA VIRGEN DE LOS REYES, EXPUESTA EN BESAMANOS EN EL SAGRARIO


Como ocurriera con el primer besamanos que tuvo lugar durante los días 4 y 5 de agosto, antes de la novena, el segundo besamanos a Nuestra Señora de los Reyes se ha celebrado en la Parroquia del Sagrario debido a las obras de restauración llevadas a cabo durante las últimas semanas en la urna de plata que cobija los restos de San Fernando, ubicada en la Capilla Real; urna que mañana, día de la Octava de la Virgen, podrá observarse ya en todo su esplendor cuando se abra para exponer a la veneración el cuerpo del Rey Santo.
Para este segundo besamanos, la Virgen de los Reyes, sentada en su trono sobre la peana procesional, luce corona de camarín, manto y saya de brocado de color blanco y toca de sobremanto de encaje. Sobre el pecherín lleva diversas joyas, broches y medallas, tres cruces pectorales y la Medalla de la Ciudad. Lleva también fajín militar de color rojo con cuatro entorchados y borlones dorados, y con las manos, que las tiene apoyadas en el regazo, sujeta un pañuelo.
Por su parte, el Niño Jesús, también vestido de blanco, se encuentra en el lado izquierdo del presbiterio alto, sobre una alta columna dorada de base cuadrada y entre dos jarras de plata con lilium, lisiantum y astromelias, que son las flores que adornan este besamanos a la Patrona en diversas partes del altar, como en las cuatro jarras que dibujan un imaginario cuadrado en el centro del cual se sitúa la Virgen, o en sendos centros en los laterales, ante cuatro blandones plateados que hay a cada lado.
Detrás del Niño Jesús vemos, además, la réplica del pendón de Castilla que el rey San Fernando colocó en la Giralda tras la reconquista de la ciudad.
A lo extraordinario de la celebración de este besamanos en la Parroquia del Sagrario se une el hecho de estar en los altares laterales del crucero las imágenes de Nuestro Padre Jesús Despojado y María Santísima de los Dolores y Misericordia, que se encuentran desde finales de mayo en el Sagrario por las obras de desmontaje del retablo mayor de su capilla con motivo de su restauración. Será el próximo 9 de septiembre cuando ambas imágenes regresen a la Capilla del Mayor Dolor, donde ocuparán un altar provisional hasta la restauración de su retablo.
































viernes, 18 de agosto de 2017

LA HERMANDAD DE SAN ROQUE RESTAURA LA IMAGEN DE SIMÓN DE CIRENE


La imagen de Simón de Cirene que tallara en 1962 el escultor Antonio Illanes para la Hermandad de San Roque está siendo sometida a una restauración integral por parte de Victoria Fernández Espejo y José Ángel del Valle Serrano.
La intervención, con una duración prevista de dos meses, comenzó hace unas pocas semanas y consiste en la reparación de grietas, la sustitución de elementos metálicos interiores por espigas de madera, limpieza general de la talla, fijación de la policromía y reintegración de las lagunas existentes, sustitución del sistema de articulación de los brazos y protección final, como indica la propia hermandad a través de su web.
Se trata de la primera restauración integral que se realiza sobre esta talla que acompaña cada Domingo de Ramos a Nuestro Padre Jesús de las Penas, obra del mismo autor, en el primer paso de la corporación. Anteriormente, sólo había sido objeto de reparaciones puntuales en algunos dedos de una mano y de repintes en la peana.
La talla del Cirineo de San Roque no está expuesta al culto en la parroquia durante el año, sino que se conserva en la primera planta de la casa hermandad, ubicada en la calle Virgen de Gracia y Esperanza.

jueves, 17 de agosto de 2017

DÍA DE LA VIRGEN 2017: LA VIRGEN DEL TRÁNSITO SE EXPUSO EN EL POZO SANTO


Como es costumbre cada 15 de agosto, la Virgen del Tránsito del Hospital de Franciscanas Terciarias del Pozo Santo fue expuesta a la veneración de los devotos en la iglesia del convento. Sobre su cama, ubicada a los pies del retablo mayor, la Virgen vestía manto de terciopelo rojo bordado en oro y saya blanca de tisú. En la cabeza lucía su habitual corona dorada con varios broches y joyas engarzadas, así como otras joyas en el pecherín.
Se da la circunstancia de que el cabecero de la cama de la Virgen del Tránsito, que es de estilo rocalla, tiene tallada en el centro una imagen de la Asunción de la Virgen. A ambos lados del cabecero y a los pies de la cama, se colocaron las cuatro imágenes del Niño Jesús que posee la comunidad religiosa, obras realizadas en plomo y madera policromada en el siglo XVII. Asimismo, alrededor había varias tallas de ángeles.
El Varón de Dolores, obra de Pedro Roldán, presidía el retablo y, desde su hornacina caía un cortinaje de color claro que partía de un pabellón situado en la parte superior. En la delantera del altar había cuatro jarrones con margaritas, lisiantum y nardos, todo ello de color blanco, tres sacras, el relicario de las fundadoras del Pozo Santo, Marta de Jesús Carrillo y Madre Jerónima de la Concepción.
Además, iluminaban el altar seis candeleros de plata con cera blanca, tres a cada lado, y cuatro blandones de color verde y dorado en los extremos, con sendos jarrones con las mismas flores entre cada pareja.